Login  |  Register

Programa

Le expliqué lo que cabía aguardar de un proceso de adiestramiento y que no tengo varita, es decir: deposité la responsabilidad de su vida justo donde corresponde: ¡sus propios hombros!